Sentada frente al teclado

Acabo de releer algunos comentarios y últimos post en mochilastrológica.wordpress.com. Tenía la esperanza de encontrar algún contenido nuevo que se me hubiera pasado. De pronto, he pensado si quizá no fuera buena idea también comenzar yo un nuevo blog… Nunca se me dió demasiado mal eso de escribir, de hecho, siendo más niña hacía mis cositas, como dibujar. Los años, la pereza, los convecionalismos de la vida adulta, la que llaman ahora “procrastinación”…, lo que sea, han vencido. Aunque me entrego ahora a otros placeres (¿o debería llamarlos excusas?), como de adquirir plantas de forma casi compulsiva (demasiadas cosas en mi vida son compulsivas), cuidarlas, observarlas, mimarlas, salvarlas…

No sé hasta qué punto están teniendo cambios importantes en mí. Hasta qué punto los permito. Hace casi dos años ya que eliminé mi cuenta en Facebook. Compartir mi vida con conocidos que me ignoraban y dicho sea de paso, tampoco es que la suya me quitara el sueño; me dió la sensación (y aún la tengo) de que dar a conocer una parte de mi existencia en la red es una soberana y auténtica pérdida de tiempo (sin olvidar gilipollez). No obstante, aquí estoy. Realmente no sé qué saldrá ni qué pretendo siquiera yo de esto.

Tengo fastidiados los piralmidales, afección típica sagitariana, diría yo. Sentarme durante demasiado tiempo lo empeora. Hace no demasiado que he llegado de mi “nebenjob”, he comido algo y colocado el contenido de las bolsas de la compra… Luego, he buscado en la web algo que hacer esta noche. Desde la víspera de esta recién pasada Luna llena en Acuario, me siento con gran energía (vale, el rico café que puedo beber a espuertas en el trabajo, algo ha ayudado). Hoy se me ocurrió pintarraquearme a conciencia, en un alarde de transformismo total, como a mí me gusta: fundirme con la noche, los árboles, evocar el inconsciente humano y honrar la inconmensurabilidad del lado oscuro (toma palabro raro que acabo de usar como me ha salido del… “moño”); e ir a escuchar algo de música, ver si pudiera darse la posibilidad de conocer a algún ser humano interesante…, vamos, abrirme un poco. La comida y el teclado han vencido. ¿Estoy yendo acaso a menos? En los últimos tiempos me parecía haberme convencido de que no, a tenor del actual tránsito del viejo Cronos por mi XII; pero, ¿y si fuera la dirección inexorable hacia un estado vegetativo ‘in crescendo’…? Lo mismo de plantas paso a gatos. Y a hablar sola. Espera, no, eso ya lo hago. La duda siempre reinará, latente.

Casa: 876404504603240943698854

Sío: 10

Casa wins.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s